©2019 La Corona Invisible

Buscar
  • Rani

23 fuentes de inspiración para escribir tu novela

Actualizado: 24 de jul de 2019

Como escritores debemos aprender a ser buenos observadores de la vida. Si miramos con detenimiento, nos vamos a dar cuenta de que el mundo es una fuente de inspiración continua que no deberíamos desperdiciar.

Por eso, si estás atravesando uno de esos terribles y famosos “bloqueos de escritor”, acá te dejo 23 fuentes de inspiración para escribir tu novela.

Creo que deberían ser suficientes…


(¿Te resulta muy largo? No quiero abrumarte... la síntesis en PDF está acá)



1. La vida misma


Salir a la calle, encontrarse con amigos, ir a trabajar… Cada día nos ocurren situaciones que nos pueden dar la inspiración que necesitamos para escribir.

¿Tu jefe demandante? ¿Tu vecina chusma? ¿Tu amiga hippie? Además de entretenerte, podrían ser muy útiles en tu proceso creativo.

(Además, NO SE IMAGINAN la cantidad de personas que me piden que los incluya en alguna de mis novelas apenas se enteran de que soy escritora. Incluso pueden dar más ideas de las que esperábamos…)



2. Tus miedos


Todos le tenemos miedo a algo. Hasta Chuck Norris. Todos.

Puede ser algo muy cotidiano, como las arañas, o algo más profundo, como el miedo al compromiso.

¿Te animás a darle tu miedo a un personaje? Un personaje con miedo a los payasos que consigue trabajo en un circo; o un personaje con claustrofobia que pasa dos días encerrado en un ascensor.

¿O a crear de tus miedos toda una trama? Tenés miedo de que te asalten; escribí sobre un grupo de ladrones que planea un robo.



3. Tus hobbies


Si hay algo que te apasiona, lo más lógico es que también te va a encantar escribir sobre eso.

Podés darle a alguno de tus personajes ese mismo hobbie. Si jugás muy bien al hockey, podrías escribir sobre una campeona de hockey, o sobre una estudiante que detesta ese deporte, o que no es muy buena, pero decide entrenar para lograrlo.



4. Tus sueños


A veces soñamos cosas tan realistas que, al despertarnos, nos cuesta entender que eso no pasó de verdad. Y a veces, cosas tan fantásticas o curiosas que nos causan gracia, y no podemos esperar para contarlas.

¡Contalas en un libro! Que eso sea el disparador para escribir tu novela.



5. Tus otros “sueños”


Es decir, tus deseos. Lo que más te gustaría alcanzar.

¿Qué te gustaría que te pase? ¿Ganarte la lotería? ¿Viajar a un lugar exótico? ¿Conocer a tu actor preferido?

Escribí lo que pasaría si lograras cumplir tu sueño.



6. Ideas Viejas


Si estás pensando en escribir una novela es porque, probablemente, ya tengas alguna que otra idea almacenada. Tal vez una idea que no funcionó en el pasado, hoy te sirva. Tratá de modificarla y reforzarla. Adaptala hasta que tenga sentido para vos y logres inspirarte para escribir.



7. Personas interesantes


Parecido al 1er ítem… pero no tanto.

¿Conoces a alguien que haya vivido una experiencia fuera de lo común? ¿O que te llame la atención? ¿O inlcuso algo sobrenatural? Inspirate en su experiencia para escribir la novela que tanto querés.



8. Lugares interesantes


Ya hemos leído muchas novelas que suceden en colegios, universidades, las casas de los amigos…

¿Qué tal hacerla en un cementerio? ¿o en un avión? ¿o en un parque acuático?



9. La ciencia


La ciencia siempre fue una fuente de inspiración para muchos escritores… de ahí la ciencia ficción. Y la ciencia ficción también fue fuente de inspiración para descubrimientos científicos.

Es como la cadena alimenticia, pero entre científicos y escritores… ;)

Por eso, un manual o revista o página web de ciencias puede ser muy útil para encontrar el tema que buscás para escribir.



10. La historia


Si te encanta la historia e investigar acerca de personajes que realmente existieron, tu solución está en estos libros.

No te limites a personajes que estudiamos en los manuales de historia, como próceres. Las vidas de personajes del mundo de la música, de la moda o incluso de Santos pueden ser interesantes también.



11. La política o la religión


¿Qué debate político/religioso está en augue en tu país en este momento? Una novela ficcionalizando lo que sucede puede llegar a ser un gran éxito. ¡Aprovechá las tendencias!



12. Temas filosóficos o psicológicos


Al igual que la política y la religión, la filosofía y la psicología pueden resultar en tramas muy profundas e interesantes para tu novela.

Indagá en los temas que más te gusten. Puede que esto exija bastante investigación previa, ¡pero no hay dudas de que el resultado final será un muy buen material para leer!



13. Libros


Un buen escritor debe leer. Y mucho. NO SE DISCUTE.

Muy frecuentemente, nos podemos encontrar con escritores que no leen “porque no tienen tiempo”. Créase o no, ésa es una respuesta de lo más común.

Si sos de esos escritores que no leen, te recomiendo modificar esa costumbre lo antes posible.

Leer no solo enriquece el vocabulario, el estilo de escritura y hasta la técnica, sino que además… ¡INSPIRA!

Si estás atravesando un bloqueo de escritor, tal vez lo primero que deberías revisar es tu lista de lecturas. Y adaptala de acuerdo con lo que quisieras escribir.



14. Películas y series de TV


Lo bueno de ser escritor es que cada vez que te tirás en la cama a ver Netflix, no estás procastinando, estás buscando inspiración.

(Mentira, a veces estás procastinando).

Pero ya que a veces nos resulta demasiado tentador el dejar de trabajar para mirar una película (o los siguientes 18 episodios de nuestra serie preferida), ¿por qué no aprovechar esos momentos para buscar ideas?

El personaje más insignificante de una serie (como el vendedor de diarios o el mozo de un bar) puede ser el protagonista de tu novela. Solo hay que mirar con mucha atención y confiar en la imaginación.



15. Cómics


Al igual que los libros, los cómics (o manga, para los fans de la cultura oriental) están llenos de ideas que pueden motivarte.

Investigá qué es lo que te gusta de alguna de esas historias y ajustalo a tu medida.



16. Videojuegos


No soy gran conocedora de este tema (es más, soy bastante ignorante), pero sé que para muchos es una adicción. Mis conocimientos en videojuegos se remontan a los años 90, cuando Mario y Luigi golpeaban ladrillos para juntar moneditas, comían hongos para hacerse gigantes o rápidos y rescataban a una princesa de vestido rosa.

Hoy en día, el mundo de los videojuegos evolucionó mucho, y las historias de trasforndo también.

Si sos de los fanáticos de la play, aprovechá tu vicio, ¡y convertilo en best seller!



17. La música


¿Sos de los que analizan la letra de cada canción? ¿De los que se preguntan en qué pensaba ese músico mientras la escribía?

Si es así, ¡usá esa costumbre tuya en tu favor! Pensá quién puede ser Carolina, que inspiró a los Ratones Paranoicos a escribirle una canción, o quién es la afortunada a la que Ed Sheeran le dedicó “Thinking out loud”. Contanos su historia.



18. El arte y la fotografía


Para escritores más “visuales”. A veces la inspiración llega de distintas maneras. No solo leyendo historias podemos empezar a escribir las nuestras. El arte y la fotografía son historias que despiertan otras emociones. Podemos inspirarnos en un paisaje, un retrato, una naturaleza muerta…

Si ésta es tu zona de confort, recomiendo usar Pinterest como herramienta para inspirarse y escribir, ya que tiene imágenes imperdibles que podés almacenar en tus carpetas virtuales.



19. Diarios y revistas


Por supuesto, ¡las noticias!

¿Alguna vez se pusieron a pensar en la cantidad de cosas extrañas que suceden en el mundo? Para que algo sea noticia, es porque se lo consideró destacable, importante o fuera de lo común.

Así como también, las notas en revistas contienen material que se considera novedoso o interesante.

Aprovechá la inspiración que nos brinda la realidad (que, como saben, muchas veces supera a la ficción).



20. Las redes sociales


Si hay algo que le gusta hacer a la gente hoy en día , ¡es publicar toda su vida en Internet!

Facebook, Instagram, Tumblr… la red está llena de historias –supuestamente- reales.

Recomiendo la aplicación Whisper, en donde la gente postea de forma anónima, secretos o intimidades al público.



21. Los clásicos


No hay “Percy Jackson” sin mitología griega. No hay “10 cosas que odio de ti” sin “La fierecilla domada" y probablemente no hay “Maze Runner” sin “El señor de las moscas”.

Claro, desafortunadamente, supongo que no habría “Crepúsculo” sin “Romeo y Julieta” o “After” sin “Orgullo y prejuicio”…

Además de que leer clásicos es un deleite (al menos, para algunos de nosotros), las voces de nuestros escritores preferidos nos pueden motivar.

Elegí el clásico que más te guste y dejate llevar ;)



22. La (a veces mal llamada) “mala literatura”


No sean humildes… Sé que alguna vez leyeron una novela muy mala y pensaron “¡Wow! ¡Yo podría haberla escrito mejor!”

Tal vez no te equivoques. Pero nunca lo podrás averiguar si no lo intentás. (¡OJO! Cuidado con el plagio. No tiene que ser tal cual. Simplemente, usala de inspiración).



23. Los libros de autoayuda


No les miento: ésta es una de mis favoritas.

Existen miles de libros escritos con el propósito de ayudar a la gente a realizar algo que les es difícil o casi imposible. Desde “cómo dejar de fumar” a “cómo hacerse rico” o “cómo hacer amigos”, mucha gente busca soluciones a sus problemas de esa forma.

El personaje de su novela puede estar enfrentando una situación similar, ¿por qué no?

Piensen qué problema puede estar atravesando su personaje e investiguen en libros de autoayuda de qué manera logrará superarlo.



¡Eso es todo por hoy! Es hora de elegir una de estas fuentes de inspiración… ¡y a trabajar!

¿Te gustó este artículo? Espero que te haya sido útil.


Te deseo suerte con la escritura, ¡y que encuentres la inspiración que necesitás para escribir tu novela!


Con cariño,

Rani.




16 vistas