©2019 La Corona Invisible

Buscar
  • Rani

Cómo reciclar tus ideas viejas para escribir tu novela

Actualizado: 24 de jul de 2019

Si sos escritor, seguramente tengas un back-up inmenso de ideas, esperando que las uses. En la compu, en el celular, hasta en una libreta hipster que llevás a todos lados.

Esas ideas que seguís acumulando y agregando... pero que nunca llegan a concretarse.


¡Llegó el momento! Es hora de desempolvar las ideas viejas y armar una historia que funcione.

Acá tenés 7 tips para que puedas reciclar todas esas ideas que tenías olvidadas y escribas la novela de tus sueños:


(Descargá el PDF acá para tener la versión acotada)



1- Actualizála


Tal vez una historia en la que los personajes se intercambien postales o busquen un teléfono público para llamar a alguien no es lo ideal para publicar hoy en día (salvo que se trate de una novela ambientada en determinada época, en cuyo caso habrá que enfatizar aún más los rasgos específicos).

Ajustá todo lo que suene raro: elementos, vocabulario, incluso cuestiones sociales y culturales que van cambiando...

¡Idea reciclada! Ya podés ponerte a escribir.



2-Cambiá el narrador


A veces es necesario preguntarnos si la historia que tenemos pensada para contar en 1era persona aportaría más del resto de los personajes si estuviera en 3era... o la que escribimos en 3era quedaría buenísima en 1era, para conocer mejor al protagonista...



3- Cambiá el punto de vista


Sí, es normal que te encariñes mucho con un personaje y quieras que sea el centro de atención, peeero... Tu personaje principal, ¿es el ideal para contarnos esa historia?

Recordá que tu protagonista no necesariamente tiene que ser tu personaje preferido. A veces la historia funciona mejor desde otro punto de vista.



4- Cambiá el género


Si te encanta la idea que tuviste, pero algo no está funcionando, tal vez es el género el que falla. Muchas veces, el tono de la historia nos condiciona para contarla de determinada manera, pero en algunos casos es bueno arriesgarse y jugar con los géneros hasta encontrar el indicado.

Si era drama, hacelo thriller. Si era realista, hacelo parodia.


5- Sacá personajes


Cada personaje debería cumplir una función, aunque sea mínima. Los personajes están ahí, básicamente, para ayudar a nuestro héroe/protagonista a cumplir con su objetivo o para tratar de impedir que lo logre.

Hay personajes que son lindos en sí mismos, sí... pero... si no ayudan a la trama, ¿para qué incluirlos en nuestra historia?

No tengas lástima de eliminarlos... tal vez pueden ser los protagonistas de tu próxima novela.



6- Agregá (aunque probablemente, sacá) personajes


Lo contrario al punto anterior. 

El héroe/protagonista no puede hacer todo solo. Y si el tuyo puede... tal vez haya que trabajar en la verosimilitud de ese personaje. Fijate si lo que le falta son aliados que lo ayuden a evolucionar. 



7- Da vuelta las ideas


¿Qué pasa si nos arriesgamos un poco más?

Por ejemplo: triángulos amorosos. La idea de una protagonista tratando de decidir entre dos hermosos hombres pudo haberte resultado interesante cuando se te ocurrió hace unos años. Pero, claro, ya se usó demasiado... 

¿Qué tal contar la historia desde el punto de vista de la chica que "sobra" en ese triángulo?

Pd: Por favor... no escriban más sobre triángulos amorosos... 



Como verán, una idea vieja que hoy nos parece ridícula, puede transformarse en obra maestra el día de mañana. 

No las subestimes. Por algo se te ocurrió en primer lugar.


Como ejercicio, elegí una idea que hayas descartado anteriormente y utilizá alguno de estos tips (o todos...) ¡para transformarla en best seller!

¡Y ponéte a escribir! Las novelas no se escriben solas :) 


Con cariño, 

Rani 




5 vistas